Traductor

Google-Translate-Chinese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Spanish to Portuguese Google-Translate-Spanish to Italian
Bienvenidos a Cofrades de Arahal, blog dedicado a la información cofrade de Arahal y sus pueblos colindantes. Si te ha gustado la información compártela para ayudarnos a difundirla. El equipo

lunes, 16 de marzo de 2015

Entrevista al Pregonero de la Semana Santa de Morón de la Frontera 2015 Julio Santiago Fernández Gómez

Fran Granado. Conozcamos un poco de la vida cofrade de Julio Santiago Pregonero de la Semana Santa de Morón de la Frontera 2015:
Hábleme un poco de usted, nacimiento, niñez, vida cofrade…
Yo nací a la vida una jornada calurosa de julio de mil novecientos ochenta, concretamente el día veinticinco, coincidiendo con la onomástica de Santiago Apóstol de ahí, mi segundo nombre-, muy cerca del arco de Quién es de la vida la Esperanza.
Mi niñez transcurrió entre las poblaciones de Arahal y de Morón de la Frontera. En Arahal vivíamos durante la semana ordinaria: la casa, el colegio, los amigos, los juegos de la tierna infancia con un balón siempre en los pies; pero yo estaba deseando, constantemente, que llegase el viernes por la noche o el sábado por la mañana para trasladarnos a casa de mis abuelos, en Morón de la Frontera, y pasar allí el fin de semana.
Una vez en Morón de la Frontera, aquel niño disfrutaba de su tiempo entre el estudio fotográfico de su abuelo la luz de la noche, la espera, el alumbramiento de una imagen instantánea-, el cariño y la cocina de su abuela la adoraré allende los siglos trascurridos-, y su hermandad del cautivo allí conocí a Dios un día de esos en que uno empieza a ser hombre muy cerca del suelo; la realidad de Dios ante la inocencia de un niño que había descubierto los silencios mudos de la fe verdadera. Aún me tiembla el corazón de Su mirada-
Es imposible olvidar cómo era yo, junto a mi amigo Eduardo Sánchez, los que llevábamos la música especies diminutas entre hombres sudados y fornidos-, debajo del paso de la Virgen de la Paz, en los ensayos de los Sábados por la tarde. Aunque la magia de aquellos momentos estuviera envuelta de una penetrante oscuridad, a nosotros bien nos parecía el mejor de los cielos abiertos, quizá porque sentíamos tocar el mundo con nuestras manos       nos creíamos parte importante de aquella obra en movimiento-
Mi vida cofrade siempre estuvo indisolublemente unida y vinculada desde pequeño a mi hermandad (en los años ochenta mayormente la vida de hermandad se concentraba en cuaresma, y allí, entonces, estaba el niño incansable entre la casa de hermandad y la parroquia)-.
También me viene a la memoria la cantidad de cajas de zapatos que he podido usurpar sin permiso a mi abuela para hacer un paso con la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo      titular de la corporación-, que ya antes me había regalado mi abuelo de entre las miles de fotografías que atesoraba en su estudio. Finalmente, el pequeño altar era debidamente exornado con las flores del jardín de mi abuela. Ni que decir tiene que, alcanzada la cuaresma, el vergel reducía su plantilla, notablemente, por esta causa -aún escuchó con escalofrío y extrañeza la voz de mi abuela temiendo por la heredad de sus flores.  ¡Dios mío, qué tiempos sin medida y sin olvido, toda luz de transparencia en las aguas inmovibles del recuerdo fecundo¡-
A lo largo de mi vida cofrade, en relación con Morón de la Frontera, ha pertenecido a tres juntas de gobierno de mi hermandad del Cautivo, ocupando los cargos de consiliario y fiscal. En el ámbito literario, he pronunciado la Exaltación de la Virgen de la Soledad y, también este año, pronunciaré la I meditación ante el Santísimo Cristo de la Buena Muerte, en la señalada fecha del Viernes de Dolores.
Por fin llegó el año… ¿Qué fue lo primero que se le pasó por la cabeza cuando se enteró de esta nueva responsabilidad?
Se agolparon en mi memoria muchísimos recuerdos, vivencias y personas que me son en falta. Pero, trascendiéndolo todo, ocupando su espacio central, estaba la ciudad. La ciudad como escenario expansivo de otra primavera, donde mi voz podría tocar el espacio  reconocido de todos sus habitantes; en suma, devolverle a la ciudad el cariño que, invisible y calladamente, me ha regalado a lo largo de todos estos años desde mi nacimiento.
Semana Santa de Morón ¿Qué te inspira esas palabras?
Me inspira a túnica blanca, a Domingo de Ramos, a San Miguel, a sueños de infancia felizmente cumplidos y renovados cada año...
En casa de mis abuelos siempre había túnicas de tres hermandades. Las nuestras, Domingo de Ramos, eran las primeras que salían a la luz, planchadas delicadamente por mi abuela. Después les tocaba el turno a las túnicas del Martes y Jueves Santo: los salesianosy la compañía. A lo largo de la semana, como vestigios perdidos, se iban acumulando túnicas, cíngulos, escudos, guantes, papeletas de sitio y cirios por todas las estancias de la casa...cuántos recuerdos de aquellos días inolvidables.
¿Cómo definirías su pregón?
Será un pregón que cantará y buscará a Dios por todos los rincones de la ciudad y del tiempo. La poesía y la prosa poética serán sus instrumentos. Será un pregón reconocido y muy sentido porque antes ya ha sido vivido dentro de mí. Morón representa el paraíso al que siempre uno desea volver,  porque allí, justo allí, conoció el corazón de Dios y el afán de una ciudad que estiraba de herida nostalgia los cielos azules por detrás de su castillo...
¿Cómo ve a las Hermandades en actualidad con el paso de las décadas? ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?
Sigo pensando lo mismo que pensaba hace muchos años. Hace falta escudriñar en la fe verdadera a Dios. Sólo así Dios será verdadero contenido y no efímero y mal gastado continente.
Las Hermandades necesitan más formación, más culto a Dios, más caridad como proyección de Su amor; y menos afán por incrementar, relucir y centrar toda su atención en el patrimonio y el escaparate.
¿Necesitan las hermandades juventud en sus juntas de gobiernos, es seguro el relevo generacional que viene?
Yo creo en la juventud en las hermandades. La savia nueva es necesaria en todos los ámbitos de la vida. El problema comienza cuando la juventud, cada vez más alejada de Dios, centra su atención en el continente, y olvida el verdadero espíritu de las hermandades y cofradías. Creo y mucho en la juventud, pero juventud sana y con las ideas muy claras.
¿Crees que influyen en las Juntas de Gobierno las opiniones tanto críticas como halagadoras que aparecen en los medios de comunicación?
Le doy la misma respuesta que para la juventud. Si los miembros que pertenecen a las Juntas de Gobierno centraran su atención en lo verdaderamente importante y no en propagandas personalistas y mundanas, la opinión de los medios de comunicación sería bien distinta.
¿Crees que existe la colaboración necesaria entre las Hermandades y la Iglesia de nuestro pueblo?
Las hermandades deben comprometerse mucho más y mejor con la iglesia y, en particular, con la parroquia a la que pertenecen; y, en igual medida, la iglesia debe aprovechar mucho más y mejor el germen de cultivo que se encuentra dentro del seno de estas corporaciones.
¿Qué eliminarías de la Semana Santa y que potenciarías?
Pareceré muy repetitivo, pero eliminaría todo aquello que carece de sustancia y argumento, y potenciaría lo verdaderamente transcendente y sustancial a Dios.
En relación, particularmente, a Morón de la Frontera…
Un Cristo: Nuestro Padre Jesús Cautivo Dios vivido y sentido-.
Una Virgen: La hermosura blanca de la Paz.
Un momento de tu Semana Santa: El Domingo de Ramos, sin duda.
Una calle para ver cofradías: La bajada de la calle de las Morenas, de atardecida.
Una Marcha: Amarguras, de D. José Font de Anta.
Un deseo para la próxima Semana Santa:
Que no llueva, y que todas las hermandades puedan hacer su correspondiente estación de penitencia, comprendiendo que Dios está siempre en donde las cosas son verdaderas y nunca perecen, no así en otros argumentos efímeros, sobre los cuales, tantas veces, centra su atención la fe mal atendida y entendida.
Unas palabras para terminar:
Que Dios atado al corazón del hombre al que regaló la vida- nos siga iluminando en la fe verdadera, y que, como dijo el poeta, que siga cumpliéndose el tiempo sin tiempo del niño.


Desde COFRADES DE ARAHAL, te deseamos toda la suerte del mundo para el próximo 22 de marzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario