Traductor

Google-Translate-Chinese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Spanish to Portuguese Google-Translate-Spanish to Italian
Bienvenidos a Cofrades de Arahal, blog dedicado a la información cofrade de Arahal y sus pueblos colindantes. Si te ha gustado la información compártela para ayudarnos a difundirla. El equipo

martes, 28 de marzo de 2017

En el Recuerdo. Belleza. Francisco Robles

Francisco Robles. Está en esa luz de soneto o de romance que se cuela por la cuadrícula de la malla para que el sol alumbre a la Estrella de la Mañana. Aparece tímidamente en la sombra del Nazareno que cruza un lienzo de cal como si la Pasión fuera una ópera colectiva llevada al cine de la Madrugada. Se adivina en la candelería que ilumina el otro lado de la esquina y que empieza a fijarse en la retina antes de que aparezca la hermosura del rostro creado y recreado por las manos del Gran Imaginero. Se palpa en la lana de merino, en el terciopelo que tiñe de azules el azul de la tarde, en ese ruán que se ciñe al dolor. A veces quema como la cera que cae sobre la llaga abierta de la ausencia. A veces cose las heridas con el hilo de oro que brilla en el manto que nos protege.
Stendhal sufrió el síndrome que lleva su nombre cuando se encontró con ella en la Santa Croce de Florencia. Aquí sufrimos ese trastorno cuando somos conscientes, por un momento, de su llegada. Bajará de puntillas la rampa del Salvador. Se hará presente en la dulzura del amargo perfil de la Amargura. Será el labio caído de la Magdalena que nada puede decirle al Cristo que renació de sus cenizas, la delicadeza rosada de la Madre que lleva en su nombre las entrañas de la tierra que nos espera, la caña de azúcar y de luz que ilumina el perfil cerámico de la Virgen según Triana…
Será despreciada por los que son incapaces de asomarse al balcón de su abismo. Ignorada por las mentes que se entregan al raciocinio insobornable. Pero le da igual. Porque ella sabe que es la huella que dejan las yemas de los dedos del Creador en la fiesta que celebra los días grandes del Hijo del Hombre. Es la gloria bordada en el cielo de un palio cuando la noche perfila sus rasgos y nos mata por dentro. La definió André Breton después de que los barrocos la perfilaran para siempre. Es la belleza convulsa.
Foto: Fran Granado
Francisco Robles. ABC
06-04-2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario