sábado, 3 de diciembre de 2016

Ejemplo e Historia de la música de Arahal

Francisco de Paula Fernández García . Pertenecen a esos que yo  denomino músicos de infantería, músicos que nunca destacarán por un solo exquisito, una composición musical o un destacado papel en su trabajo diario en sus respectivas bandas. Pero curiosamente son músicos con alma, con sentimiento, de los que siempre están ahí dándolo todo, lo que año tras año han ido aprendiendo en cada redoble, en cada vivencia, en definitiva cada vez que se han puesto el uniforme que con más orgullo llevan, el de músicos de Arahal.
Se incorporaron a este bendito mundo de la música a finales de los años 60, a la Banda de Cornetas y Tambores de la O J  E; para ser rigurosos con la historia, hay de aclarar que Juan Carrillo Machado, a la derecha de la imagen, se incorporó a esa institución un año y medio antes. En esa banda ensayo tras ensayo en la sede de Falange, nace una amistad y compañerismo inquebrantable hasta el día de hoy, la de Francisco Amador y Juan Carrillo, una especie de padre musical aprendiendo de cada lección de percusión y vida que Juan regalaba cada día. Esta unión de ambas instituciones musicales de Arahal perdura enrolados en la misma banda hasta 1980, compartiendo juntos un montón de anécdotas e historias y un amplio espectro de lugares donde aquella mítica Agrupación Musical Santa María Magdalena era requerida para llegar sus sones musicales, con auténtico sabor de lo que representó la histórica banda de la Guardia Civil de Eritaña, pero el destino quiso que después de la Semana Santa del 1980, Juan y Francisco se separasen y dejaran de formar parte de la misma formación. Francisco sigue en su Agrupación Musical Santa María Magdalena y Juan junto a un grupo de músicos que pertenecieron a esta última y deciden iniciar un nuevo proyecto musical creando la Agrupación Musical Nuestra Señora de la Victoria.
Después de toda separación, pues lo normal entre algunos componentes de ambas formaciones, recelos y rencillas personales entre las dos formaciones musicales. Estas cosas con ellos no iba, ellos seguían igual; compartiendo conversaciones de auténticas lecciones de historia, de vivencias y de amistad, y destacando sobre todo un valor que ambos llevan siempre gala, el respeto de ambos por la banda del otro. Así día tras días, conversación tras conversación, hasta el día de hoy dónde ambos siguen siendo grandes amigos y demostrando una admiración, y por supuesto, siguen unidos en su pasión por el mundo de la percusión, dónde coinciden en los gustos y formas de tocar el tambor con esa elegancia que solamente unos elegidos como ellos saben desarrollar en cada actuación. Ellos, a mi forma de ver,  siguen siendo un ejemplo para todos, porque han demostrado y demuestran la grandeza de esa estirpe de músicos de Arahal de los cuales todos nos sentimos muy orgullosos. Ellos deben de servir de ejemplo para todos esos que solo siembran división y discordia entre todo lo que representa la historia de las agrupaciones de nuestro pueblo de Arahal
Este es mi pequeño homenaje a dos grandes, Francisco Amador Benjumea y Juan Carrillo Machado, de un admirador
Francisco de Paula Fernández García

No hay comentarios:

Publicar un comentario